Construyendo puentes hacia la ciberseguridad en aviación civil


La ciberseguridad no es una simple terminología de esta “era de la información”, donde la hiperconectividad resulta estar de moda, infiltrándose día tras día como una nueva necesidad de evolución, en las formas más simples y cotidianas del ser. Sin duda alguna, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se han vuelto indispensables para cualquier actividad, independientemente del sector, abriendo paso a nuevas y mejores formas de interacción, comercialización y mayor acceso a un sin números de herramientas que facilitan las actividades de carácter económico, político, social e industrial a nivel global.


Sin embargo, su uso ha traído consigo el bosquejo de una realidad que adolece de conciencia y cultura sobre los riesgos que supone ser parte y sujeto principal de la infinitud del ciberespacio, como la pérdida, robo o el secuestro de información, la suplantación de identidad, la pérdida de credibilidad, confianza e imagen tanto a nivel personal como corporativo, solo por mencionar algunos de los riesgos asociados al uso indiscriminado de las TIC.


Necesidad de protección


Cada día nacen y se propagan rápidamente nuevos riesgos que implican la necesidad de disponer de medidas de protección, dando cabida a la ciberseguridad, más allá de un simple término, enmarcada en acciones de carácter preventivo y correctivo para salvaguardar la disponibilidad, confiabilidad e integridad de diferentes aplicaciones, sistemas e infraestructuras criticas, concebidas como todos aquellos activos: software, hardware, redes, entre otros, ya sean físicos o virtuales, tan vitales que al ser violentados o atacados pueden causar un impacto negativo, y una afectación significativa sobre la seguridad física, económica e integridad en la operatividad de cualquier organización.


Evolución de la industria


La industria aeronáutica ha evolucionado, y esa evolución comenzó cuando la aviación cruzó la línea tradicional e inició , tal y como otros sectores productivos y prioritarios en cada nación, con la adopción de las TIC, encontrando en estas un apoyo idóneo para brindar celeridad, eficiencia y efectividad en sus procesos, convirtiéndose en un sector cada vez más interconectado e interdependiente, pero también potencialmente sensible a ciberamenazas, volcándose en una red global, donde cualquier interrupción o afectación a sus servicios y operatividad, pudiesen causar importantes daños a la seguridad operacional y especialmente a la seguridad de la aviación.


Estrategia de Ciberseguridad en Aviación Civil / OACI


Desde este enfoque, concientizar cómo proteger y gestionar el creciente número de posibles escenarios de ciberataques, es quizá uno de los mayores desafíos del sector aeronáutico. Consientes de este gran desafío, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en octubre del 2019 publicó la Estrategia de Ciberseguridad en Aviación Civil, la cual se alinea a otras iniciativas de la organización con el firme propósito de avanzar hacia la construcción de nuevos puentes de cooperación y acuerdos entre sus Estados contratantes, para la consolidación de la ciberseguridad en todas las áreas que conforman el sector aeronáutico, y así lograr la armonización e implementación de medidas de protección para los diferentes sistemas, comunicaciones, datos y otros activos críticos asociados a las operaciones aeroportuarias, compañías aéreas y gestión del tránsito aéreo.


Sobre la base de siete pilares, la OACI establece la “cooperación internacional, gobernanza, legislación y reglamentación, políticas de ciberseguridad, el intercambio de información, la gestión de incidentes y planificación de emergencias, y el desarrollo de capacidades, instrucción y cultura de ciberseguridad” como parte de la estrategia, delimitando líneas de acción para el fomento y adopción de la ciberseguridad por parte de la industria como una visión global necesaria y urgente.


Esfuerzos concertados


Esta comprensión sistémica sobre la prevención y reducción del riesgo cibernético que actualmente recae en la aviación civil, no puede lograrse de forma aislada, requiere de esfuerzos concertados, sólidos, de una estructura global, regional y nacional coherente, equilibrada, que permita el desarrollo de una cultura de cumplimiento, de protección y resiliencia. De ahí la importancia de la Estrategia de Ciberseguridad de la OACI, donde se resalta el requerimiento de la cooperación y la asistencia de los Estados, como factor clave para generar un cambio de cultura y conciencia que aproxime a la industria hacia la compresión colectiva, de que el uso de tecnologías resulta imprescindible para situar la vanguardia, la sostenibilidad, y la eficiencia del sector, pero también requiere de medidas que garanticen su protección y seguridad ante riesgos y posibles ciberataques, a través de acciones colaborativas entre los actores que conforman la industria, posibilitando de esta forma la construcción de puentes hacia una aviación segura y resiliente.

Ivana Acosta Rossi

Msc en Tecnologías de la Información y Comunicación

Inspector Aeronáutico AVSEC.

Responsable del Plan de Acción Nacional de Ciberseguridad en Aviación Civil (Venezuela)

92 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo